¿Por qué lo llaman ambición, cuando quieren decir codicia?

Ayer se desarrolló una reunión de carácter ordinario de la comisión de personal de Policía Foral.

Debéis saber que en el día de ayer APF presentó un texto al resto de sindicatos y solicitaban nuestro respaldo.

En él afirmaban que en policía foral existe una situación general de desasosiego por la próxima implantación de la ley de policías y apostaba por la solución de pedir una partida económica para mantener unas percepciones económicas superiores a determinados policías a los que curiosamente un reciente estudio de puestos ha determinado que no les corresponden. Dicha propuesta encontró la inmediata adhesión de SPF/CSIF al mismo tiempo que el rechazo de ELA,CCOO y UGT.

En ese momento se desató por parte de APF y SPF/CSIF un sin número de reproches, catalogando de actitud insolidaria e injusta hacia el resto de sindicatos.

A ello se les contestó que resultaba paradójica su crítica conociendo su ánimo de querer mantener por siempre jamás la vigente situación de injusticia evidenciada además por un estudio del que pueden dar cuenta varios de sus afiliados involucrados en su creación.

A todo esto ha seguido una nueva salida de tono, propagando de forma insolente sus argumentos baldíos por los medios que todos conocemos.

Hoy además y no por casualidad, la práctica totalidad de los altos mandos de Policía Foral han salido a la palestra para tratar de coaccionar ni más ni menos que a la Consejería de interior escenificando una dimisión absurda ya que no tiene ningún fundamento legal. Pero ésto no les importa mientras consigan sus fines que no son otros que mantener su estatus, sin importar las leyes ni los estudios de puestos, y para ello no dudan en usar el chantaje.

No os parece que sería muy grave sí un trabajador de Volkswagen diría que sí le bajan el sueldo o le cambian de horario van a aumentar los accidentes ya que los coches van a ser consecuentemente menos seguros.

Bueno pues ¿cómo calificaríamos ese mantra que repiten  y dice que la población Navarra va a sufrir las consecuencias de los cambios organizativos y retributivos que se avecinan?, sólo se me ocurre una palabra, escándalo.

Confiamos que quién tiene que decidir lo que está bien y lo que está mal mantenga su mente fría y el pulso firme.

Escribir comentario

Comentarios: 0